Reporte de vuelo II: BOG – MAD – BCN con Iberia

Como les conté en Twitter, quise agregarle un par de secciones al blog, para acercarlo más a su título, ‘Aviación y Turismo’. La primera sección es la de reportes de vuelo, mientras la segunda será sobre turismo. En la primera quiero compartir mis experiencias volando tanto en Colombia como en el exterior, analizando y contando detalladamente cada uno de los procesos que componen un viaje por modo aéreo. La parte de turismo quiero convertirla en un punto para encontrar tips, guías, etc acerca de algunos lugares que conozco tanto en Colombia como en el mundo. No es que yo sea un viajero muy experimentado y frecuente, de hecho viajo no más de 5 o 6 veces al año, pero sí creo que vale la pena incluir en mi blog algo de la información que comparto en otros medios como Skyscrapercity y Viajeros, entre otros.

Para estrenar la sección, quisiera compartirles un reciente viaje que hice a Europa. Este primer post incluirá la parte del vuelo entre Bogotá y Barcelona con escala en Madrid con Iberia. El motivo principal del viaje fue turismo, además de visitar a un par de amigas que había conocido hace un par de años cuando estuve estudiando inglés en Malta.

La idea de volver a Europa la tenía prácticamente desde que volví de ese viaje a Malta en Enero de 2011. Por eso cuando a principios de este año encontré en Iberia una tarifa a Barcelona por apenas un poco más de un millón trescientos mil pesos (alrededor de EUR 550), ida y vuelta, no lo pensé demasiado y compré mis pasajes. Esto me implicaba correr con la pérdida del dinero en caso de no obtener la visa, que afortunadamente obtuve más fácilmente de lo que me hubiera imaginado.

La motivación principal de volar a Barcelona estaba en ver en vivo al equipo que mejor fútbol he visto jugar en mi vida, el FC Barcelona. Logrado ese objetivo debía decidir los demás destinos para visitar durante mi viaje. Roma debía ser uno de ellos, ya que era una ciudad que había tenido la posibilidad de visitar por unas cuantas horas durante una escala entre mi vuelo desde Malta y hacia Frankfurt en 2011 y que me había dejado con las ganas de decirle más tiempo. París también aparecía como obligatoria, ya que personalmente considero que cualquier viaje mío a Europa requiere una parada en esta hermosa ciudad. Además, una buena amiga francesa está viviendo en la ciudad, lo que me permitiría ahorrar en alojamiento y además tener la posibilidad de visitarla.

Así, me quedaba un último destino por cubrir en estos días que iba a estar en Europa. Alcancé a revisar Praga y Lisboa, pero me terminé decidiendo por Budapest. Esto hizo que mis trayectos intraeuropeos fueran una fiesta de las low-cost, incluyendo vuelos en Ryanair, easyJet, Wizz Air y Vueling. Sin embargo, tiempo después, y ya habiendo comprado todos los pasajes, una amiga rusa que vive en San Petersburgo me invitó a visitarla, ofreciéndome también el alojamiento. Aunque los pasajes a esta ciudad rusa salían muchísimo más caros que cualquier pasaje dentro de Europa, creo que con lo que me iba a ahorrar en alojamiento, además de la posibilidad de visitar a mi amiga, conocer un destino exótico, además considerado como una de las ciudades más hermosas del mundo guiaron mi decisión, para el pesar de mi tarjeta de crédito, que ya estaba a punto de explotar.

Este nuevo itinerario implicaba perder los pasajes ya comprados entre Roma y Budapest por Wizz Air y entre la capital húngara y Paris por easyJet, pero me permitiría volar en trayectos intraeuropeos con tres de las principales aerolíneas de Skyteam, Alitalia, KLM y Air France. Así que la actitud estaba al 100%.

A continuación un resumen del itinerario final:

•             Bogotá – Madrid, Iberia IB6586, A346

•             Madrid – Barcelona, Iberia IB6764, A321

•             Barcelona – Roma Ciampino, Ryanair FR6341, B738

•             Roma Fiumicino – Amsterdam, Alitalia AZ108 (KL3400), A321

•             Amsterdam – San Petersburgo, KLM KL1395, B738

•             San Petersburgo – Paris CDG, Air France AF1053, A320

•             Paris Orly – Barcelona, Vueling VY8023, A320

•             Barcelona – Madrid, Iberia IB6753, A321

•             Madrid – Bogotá, Iberia IB6585, A346

Mapa del viaje completo. Gracias a Great Circle Mapper

Mapa del viaje completo. Gracias a Great Circle Mapper

 

Bogotá – Madrid

Iberia, IB 6586. Airbus A340-600 (EC-KZI); Silla 12A

5.05 PM (6.05 PM) – 10.10 AM +1 (10.25 AM +1)

La experiencia de viaje empezó temprano ese día, en mi oficina ubicada en el sector del Parque de la 93. Hacia las 2 de la tarde me fui a la parada del bus 500 del nuevo Sitp que va hacia el aeropuerto, ubicada en la calle 90 con carrera 13. Allí, luego de unos cuantos minutos de espera y de incertidumbre, finalmente apareció el bus que me llevaría al aeropuerto. En una hora, luego de pasar por la Kr 11, Calle 72, zona del 7 de Agosto, Calle 63, Av Kr 68 y finalmente Av 26 llegué, un poco menos de dos horas antes del vuelo y cuando apenas estaba empezando a lloviznar.

El bus 500 del Sitp

El bus 500 del Sitp

Me pareció buenísimo poder llegar al aeropuerto en bus sin tener ningún tipo de trasbordo, pero creo que falta tanto información sobre la ruta (muchas personas que se subieron al bus y que no tenían como destino final el aeropuerto se tuvieron que bajar al descubrir que no pasaba por donde pensaban), como una mejor configuración que facilite el traslado de las maletas.

Ya dentro del aeropuerto me dirigí inmediatamente al counter de Iberia, que tenía una pequeña fila pero que daba la impresión de estar en las últimas fases del chequeo, a juzgar por el elevado número de secuencia recibido y porque detrás mío solo llegaron unas cinco personas durante los alrededor de 20 minutos que estuve en fila. Durante ese tiempo un funcionario de Iberia me indicó que estaba prohibido tomarle fotos a los mostradores, mientras veía como una gran cantidad de extranjeros se chequeaban.

La atención en el chequeo sí fue como regularcita, con una agente con ganas de estar en cualquier lugar del mundo menos ahí. Varias de las agentes del vuelo se le pasaron ‘echando chisme’ mientras atendían a los pasajeros, y de hecho, supongo que por ser la parte final del proceso, algunos de ellos se fueron de sus escritorios mientras estaba en la fila, por lo que al final sólo había tres mostradores abiertos.

Counters de Iberia

Counters de Iberia

El Dorado

El Dorado

De ahí pasé inmediatamente a inmigración, que literalmente fue un suspiro. Por lo que había visto en internet antes de salir de la oficina, mi avión había llegado retrasado, por lo que el vuelo estaría demorado, por lo que aproveché para caminar por la terminal, encontrándome con el Airbus A330 de Taca, con el A343 de Air France y con un A320 de LAN, además del constante taxeo de aviones de Avianca, la mayoría de los cuales iban para el Puente Aéreo.

Zona de puertas de El Dorado

Zona de puertas de El Dorado

Se ve el A340-600 de Iberia preparándose para su viaje de 10 horas a Madrid

Se ve el A340-600 de Iberia preparándose para su viaje de 10 horas a Madrid

A340-300 de Air France alistándose para ir a París

A340-300 de Air France alistándose para ir a París

A330 de Taca con livery Star Alliance. Saldría a Lima y después a Buenos Aires

A330 de Taca con livery Star Alliance. Saldría a Lima y después a Buenos Aires

La zona de salidas desde el otro lado de la terminal

La zona de salidas desde el otro lado de la terminal

El usuario de Twitter @jesus8706 me compartió después estas fotos de mi avión recién llegado a Bogotá, así que todos los créditos de éstas excelentes fotos para él

Iberia IB6586 1 Iberia IB6586 2 Iberia IB6586 3

Alrededor de la hora estimada de despegue se hizo el llamado a abordar. La verdad no me percaté si fue organizado o no, pues debido a que yo estaba en las primeras filas del avión me quedé un rato esperando a que la fila se hiciera más corta y tomándole fotos al A340-600, al punto que fui el último en subirme. Esta era la primera vez que utilizaba los puentes de abordaje de la nueva terminal, pues en mi viaje anterior me había tocado remota, y me llamó la atención la publicidad de Movistar y la sensación de encierro que genera todo el espacio.

Frente a frente con el A340-600 de Iberia

Frente a frente con el A340-600 de Iberia

Abordando el A340-600, EC-KZI

Abordando el A340-600, EC-KZI

Un poco claustrofóbico

Un poco claustrofóbico

Ya habiendo abordado me ubiqué en mi silla, que me pareció cómoda y adecuada para la duración del vuelo, aunque advierto que mido apenas 1,73 centímetros. En la silla había una almohada y una manta, y la ocupación del avión era de alrededor del 85%.

Los vecinos, incluyendo un A330 de Avianca recién llegado

Los vecinos, incluyendo un A330 de Avianca recién llegado

No hubo ninguna comunicación del capitán, salvo el anuncio a la tripulación diciendo que ya estábamos entrando a la activa para que se prepararan. El despegue fue hecho por la pista sur en dirección al oriente, y se efectuó aproximadamente una hora después de la hora programada del vuelo. Los primeros momentos del ascenso por sobre la ciudad y la sabana de Bogotá nos permitieron tener una excelente vista del atardecer, para ya después de unos momentos quedar en la total oscuridad.

A punto de entrar en la activa

A punto de entrar en la activa

Atardecer sobre Colombia

Atardecer sobre Colombia

Después de las respectivas presentaciones por parte de la purser, se nos indicó que serían servidas tres comidas durante el vuelo: La cena, un servicio de chocolatina (sí, así tal cual lo presentaron) y un desayuno ligero antes de aterrizar. La cena no tardó en llegar, ofreciéndome las opciones de pasta o pollo. Me decidí por la segunda, y a pesar de lo que se ve en la foto, creo que me fue bien. El pollo estaba rico, acompañado por algo que parecía ser una torta de algún tubérculo, ensalada, pan, queso, un postre delicioso y jugo y agua. Después de la comida constantemente pasaban ofreciendo café y té, incluyendo a la purser (que supongo que era ella, ya que llevaba una camiseta rosa a diferencia del resto de la tripulación, a no ser que hubiera hecho la gran Homero Simpson de lavar la ropa blanca con una prenda roja (?)). Me llamó la atención la disposición y proactividad de ella (la de camisa rosa, digo), aunque en general el servicio de la tripulación fue correcto, con algunos detalles un poco rudos pero que me dan la impresión que hacen parte de su idiosincrasia. Un comentario al respecto: Si se supone que Latino América es el mercado natural de Iberia, ¿no sería buena que hicieran algún cursito de comunicación intercultural, algo así? Porque insisto, el servicio fue correcto, pero de vez en cuando se les escapaba algún gesto o detalle que en Colombia o en Latino América hubiera pasado por ‘rudo’, y que de pronto su hubieran podido evitar. No sé, digo yo.

La comida. Estaba más rica de lo que se ve

La comida. Estaba más rica de lo que se ve

Mientras tanto en las pantallas generales que tiene el avión presentaban a ratos la cámara montada en la cola, información del vuelo y publicidad de Iberia, especialmente lo referente a la llegada de los A330 a la flota. Tiempo después pasaron un par de películas (ni idea cuáles eran). Me dio como risa en el momento del abordaje ver una caja de Scrabble, que hubiera sido muy bueno por la falta de entretenimiento individual en el avión, y que en mi caso empeoraba teniendo en cuenta que mi MP3 se dañó. Así que me tocó entretenerme con una película y los juegos que tenía en el iPad, lo que hizo que mi vuelo se hiciera más largo aún. Para colmo, descubrí que en esos primeros puestos del avión ubican a las familias viajando con bebés, que en este caso en particular estuvieron bastante ruidosos y llorones. Para completar, a mi compañero de puesto, un coreano que desde que despegamos se la pasó escuchando música completamente aislado del mundo no le agradaba que lo hiciera parar para ir al baño, lo que no ayudó mucho a mejorar las cosas.

La cabina en la mitad del vuelo

La cabina en la mitad del vuelo

A propósito del baño, ah cosa para asquerosa. La única vez que fui la verdad que estaba en un estado realmente deplorable. Después de la comida las luces se bajan y las ventanas se cierran para que las personas pudieran dormir, pero como dije, con los ruidos de los bebés viajando cerca no lo pude hacer bien, no creo haber dormido más de dos o tres horas. No sé si en ese tiempo habrán servido el tal servicio de chocolatinas, pues no lo tengo en mi memoria, pero sí sé que pasaron un par de veces ofreciendo agua. Ya cuando estábamos sobrevolando suelo europeo pasaron ofreciendo la cajita que hacía las veces del desayuno, y que incluía algo de fruta, un sánduche de jamón y queso, un ponquecito, una chocolatina, servicio de bebidas y té o café.

Sobrevolando el Atlántico

Sobrevolando el Atlántico

El desayuno

El desayuno

Ya después de eso se preparó la cabina para el aterrizaje, el cual realmente no se sintió (una constante en Iberia), taxeamos y nos parqueamos en la Terminal 4S, junto a un avión gemelo, que coincidencialmente sería el que me devolvería a Bogotá un par de semanas después. Después de eso el proceso de inmigración (muy rápido, no me preguntaron nada), de revisión de seguridad y de transporte en tren automático a la Terminal 4.

Tierra a la vista!

Tierra a la vista!

Aproximación final a Madrid

Aproximación final a Madrid

Ya en Barajas

Ya en Barajas

La arquitectura del aeropuerto Barajas de Madrid es sencillamente espectacular, muy abierta e iluminada. Sin embargo, lograr ubicar la puerta de mi vuelo fue un poco complicado, pues en las pantallas se indicaba puerta J, sin especificar el número. Finalmente una de las pantallas indicó la puerta J46, pero al llegar allí, por megafonía indicaron otra puerta. Al llegar a la otra puerta, la encargada no tenía ni idea de nada, y al rato de nuevo por megafonía nos devolvieron a la puerta inicial. La información de la puerta además no era clara, teniendo en cuenta que además del vuelo IB 6764, este vuelo estaba codificado con más de tres diferentes números de vuelo, además de los códigos compartidos con otras aerolíneas. Iberia promociona que tiene más de 90 vuelos al día en el puente aéreo entre Madrid y Barcelona, pero al menos mi vuelo en particular hacía las veces de cuatro o cinco de ellos, así que no sé bien cómo funciona el tema.

Barajas

Barajas

La puerta asignada a nuestro vuelo

La puerta asignada a nuestro vuelo

 

Madrid – Barcelona

Iberia, IB 6764, Airbus A321 (EC-JNI); Silla 29F (al final me cambié de puesto)

11.30 AM (12.20 M) – 12.55 M (1.40 PM)

La fila al frente de la puerta delataba la existencia de un vuelo con alta ocupación, que al final terminó siendo de alrededor del 75%. Después de un tiempo de espera, y ya detrás de itinerario se hizo el llamado a abordaje, que nos llevó a un par de buses que ya estaban esperándonos. Los mismos nos llevaron no muy lejos de allí donde había un par de A321s y A320s de Iberia esperando. El nuestro iba a ser el EC-JNI, el cual se podía abordar tanto por la puerta delantera como por la trasera. El proceso de abordaje fue un poco demorado, lo que aproveché para tomar unas cuentas fotos, lo cual también hicieron otras personas que estaban haciendo la fila, en la puerta trasera, teniendo en cuenta que mi silla era la 29F.

Airbus A321 de Iberia, EC-JNI

Airbus A321 de Iberia, EC-JNI

Cola del EC-JNI

Cola del EC-JNI

Finalmente, cuando ingresé al avión (de nuevo fui el último en abordar), una sonriente azafata me dio la bienvenida al vuelo, me hablaba de las condiciones del clima en Madrid y Barcelona y nos recomendaba a los que estábamos en las últimas filas que nos hiciéramos en el centro, donde había más espacio. Al ver que mi fila, la 29, tenía los demás asientos ya ocupados, decidí seguir su consejo, ubicándome en una fila encima del ala, donde tuve las tres sillas para mí solo. El avión estaba en buena condición, aunque no tenía absolutamente ningún dispositivo de entretenimiento a bordo.

Finalizado el abordaje el capitán dio su saludo, disculpándose por la demora que ya casi completaba una hora. Según nos contó, la misma se debía tanto que Madrid estaba operando únicamente con una pista, como, principalmente, a que el avión originalmente asignado a nuestro vuelo había tenido un desperfecto mecánico y tuvo que ser reemplazado. Claramente lo de la pista cerrada no era una razón tan relevante como lo del cambio del avión. El vuelo en general no tuvo mayores novedades, las azafatas muy sonrientes y en excelente actitud, venta de comida a bordo con muy poca acogida por parte del paisaje y constante comunicación del capitán actualizándonos acerca de las condiciones tanto del vuelo como en destino. La altura en crucero fue de 28 mil pies.

Interior del A321 de Iberia

Interior del A321 de Iberia

Sobrevolando España, desde el A321 de Iberia

Sobrevolando España, desde el A321 de Iberia

Después de un poco más de una hora de vuelo comenzó el descenso y aproximación final al aeropuerto El Prat. En realidad, más que una aproximación a un aeropuerto fue un city tour aéreo por la ciudad de Barcelona, pues el avión sobrevoló toda la ciudad. El vuelo viene sobrevolando las colinas (donde está el Tibidabo, si alguien conoce), hasta llegar más o menos a la altura de la autopista B10, haciendo sobre ella un giro de 180°, devolviéndonos en dirección contraria a la que veníamos, mientras se hacía el descenso. Esto nos permitió ver los principales puntos de la ciudad tanto desde el ‘norte’ como desde la costa del Mediterráneo, para finalmente aterrizar en el aeropuerto. Fue tan espectacular la aproximación que intenté grabarla, pero una de las azafatas lo notó y muy amablemente me pidió que apagara la cámara. Pobre cámara que al no dejarla asegurada salió volando un par de puestos adelante con la frenada tras el aterrizaje.

El capitán finalmente nos contó que habíamos logrado reducir considerablemente el retraso, nos agradeció por volar con Iberia y se disculpó de nuevo por la demora. Tras el desabordaje tuve tiempo de ir al baño, recoger mi maleta que no tardó demasiado en llegar, preguntar un par de cosas en el punto de información turística, sacar dinero, cambiar el dinero sacado por billetes de menor denominación y tomar el bus urbano No 46 hasta Placa de Espaya, donde podría tomar el metro hasta mi hotel.

Alcanzan a ver el Camp Nou en esta foto aérea de Barcelona

¿Alcanzan a ver el Camp Nou en esta foto aérea de Barcelona?

El avión en destino

El avión en destino

El Prat

El Prat

En general fueron dos muy buenos vuelos con Iberia. Sin duda contar con entretenimiento le facilitará la competencia con Avianca en el mediano plazo, pues en este tipo de vuelos se hace fundamental. En cuanto a servicio y comodidad del avión no creo que esté en desventaja con respecto a la aerolínea colombiana. El vuelo a Barcelona superó mis expectativas, con muy buena atención por parte de la tripulación y constante comunicación desde la cabina de mando.

Espero que el reporte haya sido de su agrado, quedo atento a cualquier inquietud o comentario que puedan tener. La versión completa del reporte, con más fotos está publicada en Skyscrapercity. Lo pueden ver acá (aunque advierto que por el momento PhotoBucket cree que mucha gente ha visto las fotos y no las va a dejar ver hasta dentro de un mes)

8 Respuestas a “Reporte de vuelo II: BOG – MAD – BCN con Iberia

  1. Pingback: Reporte de vuelo II: BCN a CIA con Ryanair y a Rusia con Skyteam (AZ+KL) | Aviación y turismo·

  2. Pingback: Destinos IX: Barcelona, respirando cultura | Aviación y turismo·

  3. Hola
    Voy a hacer el mismo itinerario parece que por Iberia, crees que le hayan puesto pantallas individuales?
    Lo otro es, otro posible trayecto es por Lufthansa, pasando por Frankfurt. Crees que me vaya mejor por Lufthansa? esto me lo compra la empresa por lo que no tengo la última palabra. La gran ventaja de Iberia es que me podría quedar un día más por mi cuenta.
    Gracias!

  4. Excelente reporte, felicitaciones! En unas semanas voy a volar con Iberia de Bogotá a Madrid, el vuelo dice ser en un A340-500. Ya estarán operando con los aviones remodelados con IFE?

    • Alberto, lamento la demora en la respuesta

      Si, llamativamente los vuelos de Iberia en las reservas aparece como operado por A340-500, aunque siempre se trata de A340-600.

      Entiendo que ya una buena proporción de los -600 tienen el interior renovado. Ya tuviste el vuelo? Cómo te fue?

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s